jueves, agosto 30, 2007

LA GLORIETA

La vieja glorieta redunda glicinas.
El patio violeta se pinta
y la música leve retorna recuerdos.

En el silencio del tiempo
sus manos regocijan valses/
la mirada se empeña en no verlo.

Él juguetea -aún sin quererlo-
El vestido de quince baila ensueños.
Blanca la armonía/blanca la ilusión
del encuentro.

Descalza añoranzas/
enmudece el paso
cuando -tras la bruma de los años-
él se acerca para robarle un beso

Elisabet Cincotta
derechos de autor reservados

4 comentarios:

Veronica Curutchet dijo...

Por aquí ando Eli, disfrutando de tus poemas.
Un beso!

Gustavo Tisocco dijo...

Bello ese patio que nos lleva a los recuerdos.
Un abrazo Gus.

Catalina Zentner dijo...

Encantador poema, estoy visitando tus sitios con placer.

Anónimo dijo...

Te recorro de la mano de azules que embellecen el alma.
te felicito
un beso myrt